top of page

Hubo un tiempo en el que las ranas fósiles vivientes gobernaban la Tierra: La ranita de Mehuín



Imagina que estás en una cabaña en medio del bosque. De repente, un silbido penetrante y destellos cegadores te sacuden. Mareado y desorientado, miras tu smartwatch, que de alguna manera muestra que has retrocedido 66 millones de años en el tiempo. Miras por la ventana y el planeta Tierra parece muy diferente a lo que estás acostumbrado. El paisaje está dominado por árboles gigantes y helechos, y los dinosaurios que solo recuerdas de la película Parque Jurásico dominan la tierra. Sin embargo, también están emergiendo criaturas más pequeñas en medio de la naturaleza salvaje. En esa tierra prehistórica, nace una familia de ranas neotropicales llamadas Rhinodermatidae.


Por suerte para ti, tus días como viajero en el tiempo estaban destinados a ser cortos. Tan repentinamente como ocurrió la primera vez, avanzas al futuro justo a tiempo antes de que un gigantesco meteorito golpee la Tierra.

Todos sabemos lo que les pasó a los dinosaurios después de ese evento catastrófico. Miras nuevamente por la ventana en tu cabaña del siglo XXI y los dinosaurios no aviares han desaparecido, para siempre. Sorprendentemente, si tu cabaña está ubicada en medio del bosque templado lluvioso del sur de Sudamérica, es probable que las ranas Rhinodermatidae de esa tierra prehistórica todavía estén allí. De hecho, tuve la suerte de ver un montón de ellas en un viaje de campo al sur de Chile el mes pasado. Parece una noticia bastante buena, ¿no es así? Bueno, espera un momento. Es un poco más complicado que eso. Permíteme contarte toda la historia.



ranita de mehuin en guante de nitrilo

Una rana de Mehuín adulta encontrada en el Refugio de Ranitas Aldea del Viento en enero de 2024. Créditos: Andrés Valenzuela-Sánchez, ZSL.


La primera vez que escuché a una ranita de Mehuín (Insuetophrynus acarpicus)  cantando, no podía creer lo que oían mis oídos. Mi mente piensa, "Ese ruido metálico tiene que ser un dinosaurio rugiendo". Aunque nunca he escuchado un verdadero dinosaurio no aviar, y probablemente nunca lo haré, hay algo en esa rana que me parece distintivamente prehistórico. Es una especie excepcionalmente única que habita arroyos prístinos dentro de los bosques nativos en la cordillera costera de Valdivia, una ciudad fundada en 1552 y ubicada en el corazón del punto caliente de biodiversidad Bosques Lluviosos de Invierno de Chile. La rana de Mehuín se encuentra exclusivamente dentro de una franja estrecha de tierra, que abarca 90 km de longitud, con una superficie equivalente a la comuna de Curicó. Esta especie es conocida solo en ocho localidades, una de las cuales fue descubierta recientemente por nuestro equipo, como se describe en un artículo publicado esta semana en la revista científica Oryx. Los expertos la consideran como uno de los anfibios vivientes más evolutivamente distintivos, pero también uno de los más amenazados.



Buscando a la ranita de Mehuín en un estero del Refugio de Ranitas Aldea del Viento. Créditos: Soledad Delgado, ONG Ranita de Darwin.



La rana de Mehuín, junto con las ranas Darwin del norte y del sur (Rhinoderma rufum y R. darwinii), son los únicos miembros vivos conocidos de los Rhinodermatidae. Estas dos especies adicionales también enfrentan graves amenazas para su supervivencia. La rana Darwin del norte, vista por última vez en 1981, ahora está categorizada como En Peligro Crítico, posiblemente extinta. Mientras tanto, la rana Darwin del sur, una vez abundante en los bosques Valdivianos, ahora sobrevive en solo unas pocas poblaciones aisladas, gravemente afectadas por la pérdida y degradación del hábitat, y por una pandemia que afecta actualmente a los anfibios conocida como quitridiomicosis. Estas ranas Rhinodermatidae, que una vez compartieron el planeta con los dinosaurios, enfrentan su mayor desafío hasta ahora, caminando en una cuerda floja de supervivencia donde un paso en falso podría llevarlos a la extinción. Pero no están listas para rendirse, y nosotros tampoco.


En la Patagonia chilena, se está desarrollando una historia inspiradora de conservación, con propietarios de tierras privadas que se inscriben voluntariamente en un programa pionero de conservación de tierras destinado a proteger el hábitat crítico para los anfibios amenazados. Liderado por la ONG local Ranita de Darwin y la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL), y respaldado por múltiples organizaciones, incluidas la Universidad Andrés Bello, el Zoológico de Leipzig y la Fundación Weeden, este programa protege más de 20.000 hectáreas de tierra, que proporcionan hábitats para especies de anfibios irremplazables y en peligro, incluida la rana de Mehuín, la ranita de Darwin del sur y la rana de pecho espinoso de verrugas (Alsodes verrucosus). La protección de estos ecosistemas garantiza que los propietarios de tierras y las comunidades locales circundantes reciban servicios ecosistémicos esenciales, como agua limpia, madera sostenible y productos forestales no madereros, así como oportunidades para la recreación y realización espiritual. Motivados por sus valores de conservación, los propietarios de tierras han aceptado proteger sus tierras siguiendo prácticas amigables con las ranas.



maricela, sebastian y. Maria Belén posando con el letrero de refugio de ranitas

Firma de un acuerdo voluntario de conservación de tierras y establecimiento del área protegida Refugio de Ranitas Aldea del Viento, Valdivia, Chile. En la imagen se muestra a parte de los autores del artículo científico publicado recientemente en Oryx (de izquierda a derecha: Maricela Núñez, Sebastián Miranda y María Belén Zapararte). Créditos de la foto: Maricela Núñez, ONG Ranita de Darwin.



Aunque anecdótico, el testimonio de uno de esto propietarios de tierras muestra que el cambio positivo no solo es posible, sino que ya está en marcha. A principios de la segunda mitad del siglo XX, él y su familia emigraron a una zona rural cerca de Valdivia, donde ahora poseen una modesta parcela de tierra cubierta de pastizales y bosque nativo. Con gran pesar, recuerda cómo él y su padre habrían talado cientos, o incluso miles de árboles centenarios.


A lo largo de su vida, fue testigo de la transformación del paisaje circundante, antes cubierto por majestuosos bosques nativos centenarios, en un monótono campo de árboles exóticos de rápido crecimiento. Cada 20 o 30 años, estos árboles son talados y se replantan plántulas para sostener la industria forestal. Ahora está comprometido con proteger los bosques nativos y la biodiversidad que estos ecosistemas albergan. Se siente responsable por sus acciones pasadas, y su legado de conservación ha encontrado un sucesor en su hijo. Juntos, administran un pequeño negocio que produce productos agrícolas sostenibles.


Nuestro artículo publicado en Oryx muestra una historia de colaboración y co-producción de conocimiento. Los autores de este trabajo incluyen al dueño de la tierra misma. Además, el artículo también es co-escrito por algunos miembros de una organización local de conservación que fueron cruciales para el descubrimiento de la población de ranas de Mehuín en el ‘Refugio de Ranitas Aldea del Viento’. Este es el nombre oficial dado al área después de que el propietario de la tierra se unió a nuestro programa de conservación de tierras amigable con las ranas en 2020.



andres midiendo a una rana de mehuin y mostrando su gorro verde de ZSL

Midiendo la longitud hocico-cloaca de una rana de Mehuín, mientras es monitoreada en el Refugio de Ranitas Aldea del Viento. Créditos: Andrés Valenzuela-Sánchez, ONG Ranita de Darwin/ZSL.


Justo cuando estoy luchando por encontrar una frase memorable para concluir esta publicación del blog, recibo un par de notificaciones en mi teléfono. Curioso, las reviso, solo para encontrar un hilo de mensajes de WhatsApp de mi colega Bastián Santana. Mientras leo los mensajes, me alegra descubrir que incluyen un montón de impresionantes fotos de las ranas de Mehuín.


Como se prometió en el artículo de Oryx, estamos comenzando un estudio de monitoreo a largo plazo de la recién descubierta población de ranas de Mehuín. Creemos que esto no solo contribuirá con nuevos conocimientos sobre la demografía y la ecología espacial de esta especie tan poco estudiada, sino que, lo más importante, ayudará a crear acciones de conservación específicas para las especies dentro de esta área protegida privada.


Mi colega me escribió que los primeros cuatro días de captura-recaptura a lo largo de un transecto de arroyo de 300 metros fueron un completo éxito. No solo encontraron alrededor de 20 ranas de varios tamaños todos los días, sino que también las escucharon cantando vigorosamente con sus distintivos rugidos similares a los de los dinosaurios.



Andrés y Bastián saludan a la camara con linternas en sus cabezas para buscar ranitas de mehuin en un estero

Bastián Santana, encargado del programa de conservación 'Yo Protejo Mis Ranitas' y Andrés Valenzuela, director de conservación e investigación de ONG Ranita de Darwin, buscando ranitas de Mehuín en Aldea del Viento




Descarga nuestra nueva publicación científica Partnerships between private landowners and conservationists to protect one of the most evolutionarily distinct amphibians abajo:



Valenzuela-Sanchezetal.2024
.pdf
Download PDF • 369KB



Comments


Entradas destacadas

Entradas recientes

Archivo

Buscar por tags

Síguenos

  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square