Cambio climático y el futuro de las ranitas de Darwin

La pérdida de bosque nativo es seguramente la principal amenaza para las dos especies de ranitas de Darwin. Sin embargo, hay otras fuerzas que amenazan su subsistencia; en este post les contamos sobre el cambio climático antropogénico y sus posibles efectos sobre la ranita de Darwin del sur.


Ilustración de Soledad Delgado

El cambio climático actual se ha reconocido ya hace casi dos décadas como una de las amenazas más grandes a la biodiversidad para el siglo XXI. A pesar de ser un fenómeno global, sus efectos serán diferentes en cada región del mundo. Por ejemplo en la zona central de Chile, se esperan reducciones notables en las precipitaciones y aumentos en la temperatura, sin embargo en algunas zonas del sur de Chile se espera que la temperatura no cambie demasiado, y es posible incluso un aumento en la precipitación anual. Sin embargo, esta aparente ausencia de grandes cambios a escala anual no reflejarían los cambios estacionales, ya que para esta región se espera que las precipitaciones de verano se reduzcan, y que las de invierno se intensifiquen. A partir de estos cambios en el clima, las especies podrían redistribuirse de acuerdo a sus requerimientos climáticos, o simplemente desaparecer de los lugares que se tornen inadecuados para su subsistencia, con la consecuente disminución en sus poblaciones.


Durante el mes de abril de este año, miembros de la ONG Ranita de Darwin, en conjunto con investigadores de la Universidad de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Chile, y la Universidad Andrés Bello, publicaron un artículo en que muestran cómo los cambios en el clima de los últimos 40 años podrían estar forzando la redistribución de la ranita de Darwin del sur (Rhinoderma darwinii) hacia mayores altitudes y hacia el sur, sin embargo la limitada capacidad de movimiento de esta especie podría impedir que su distribución se reajuste a tiempo, reduciendo el área de su distribución en hasta un 39% en tan sólo 40 años.